A todos nos ha pasado y créenos, no es el fin del mundo. Suele pasar, entrega de calificaciones finales y resulta que reprobamos con lo que inician los cuestionamientos, ¿Qué sucederá?, ¿Cómo le diré a mis papás?,¿Qué tengo que hacer para pasar la materia? Pues bien, en este blog, revisaremos las causas y consecuencias de reprobar una materia, sólo queremos decirte que no hay mal que por bien no venga.

Comencemos analizando por qué es que reprobaste la materia, pudiendo ser cualquiera de las siguientes opciones: superaste las inasistencias permitidas, no entregaste el trabajo final, reprobaste el examen final o la suma de tus trabajos parciales no basta para aprobar. Si bien cada caso es distinto, pueden existir constantes que pueden influir en un resultado aprobatorio como el hecho de que no te guste la materia o que, a pesar de que te guste no logres entenderla.

Pues bien, el problema ya está así que tenemos que encontrar cómo solucionarlo. Así que intenta esto:

Acércate al profesor de la materia que reprobaste.

Este consejo te será funcional porque quién mejor que él para indicarte en qué fallaste y la manera en que podrías solucionarlo. Ahora bien, ya la materia se encuentra reprobada pero tal vez tienes la oportunidad de realizar algún examen extraordinario que te permita acreditarla, por lo que puedes pedirle te proporcione material de apoyo que te sirva para el examen o que te explique algún tema en específico que no entendiste. Es hora de que acudas a tu biblioteca escolar o de la zona en que vives para buscar libros que te sirvan de apoyo y si lo anterior te parece aburrido, desde tu laptop puedes buscar clases en youtube o información de la materia navegando en la red.

Habla con tus papás.

Lo sabemos, no quieres decirles, pero es importante. Una vez que hablaste con el profesor de la materia, puedes acercarte a tus papás a comentarles lo que pasó. Ya no son válidas las excusas pero lo que si cuenta es que tengas un plan de acción. Comentarles que reprobaste la materia seguramente no los hará reír, pero una vez que ellos se den cuenta que ya pensaste qué y cómo le harás para solucionarlo los tranquilizará, además de que quién mejor que ellos para apoyarte en este reto que se avecina.

¡A estudiar!

Ya sabiendo qué es lo que tienes que estudiar y de qué consta el curso, tienes mayores oportunidades de aprobar, por lo que no te desanimes, sólo esfuérzate y con voluntad, te aseguramos que los resultados a obtener podrán ser prometedores.